Home Biblioteca Virtual Memorias 3° Encuentro Conciencia de enfermedad en la institución: Una Reflexión sobre Psicohigiene

Conciencia de enfermedad en la institución: Una Reflexión sobre Psicohigiene

Usar puntuación: / 1
MaloBueno 

CONCIENCIA  DE  ENFERMEDAD  EN  LA  INSTITUCIÓN:

Una reflexión sobre Psicohigiene

 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

La presente exposición tiene como origen una experiencia de implementación de dos talleres sobre Análisis de la Elección Vocacional realizada en un colegio laico de la comuna de Las Condes. Si bien el tema principal del trabajo fue la Orientación Vocacional, éste puede considerarse como un índice sintomático del estado actual de la institución. La propuesta fue de mutuo propio, es decir, nadie me invitó a trabajar el tema de la O. V.  La razón de mi intervención; la necesidad de contar con una muestra de alumnos que estuvieran cursando 3º año de enseñanza media, para mi trabajo de tesis de grado. Bajo estas condiciones, ausencia de demanda y presencia de oferta, la Institución aceptó la intervención. El proceso de Orientación Vocacional es eminentemente preventivo.  En la medida que una adecuada elección previene del fracaso académico y laboral, aumentaría la probabilidad de satisfacción y desarrollo personal en cualquier actividad que se desempeñe.

Una conceptualización de Psicohigiene es propuesta y desarrollada por José Bleger en el texto "Psicohigiene y Psicología Institucional" (1966).  En el capítulo uno, dedicado a la Higiene Mental, Bleger explica que la Psicohigiene no alude a una búsqueda de la salud psíquica (lo que sería una ingenuidad), su objetivo es "...actuar esencialmente a nivel psicológico sobre los fenómenos humanos, con métodos y técnicas que provienen de la psicología y de la psicología social..." (Bleger J. Ibid. Pág.35).  La propuesta de fondo que hace el autor es abrir la discusión acerca de temas relacionados con una forma distinta de abordar las problemáticas de Salud Pública, poniendo énfasis en la necesidad de intervenciones integrales, que se traducen, ya no sólo en la cura de las enfermedades, sino también en la promoción de la Salud. "...Esperamos que la gente enferme para curarla, en lugar de evitar la enfermedad y promover un mejor nivel de la salud..." (Ibid. Pág. 26).  En este sentido el rol que debe ocupar el psicólogo en la promoción de la salud mental, y en especial respecto de la prevención, según Bleger es fundamental, ya que es él el experto llamado a trabajar en las temáticas psicológicas, con el fin de promover el desarrollo pleno de los individuos y de la comunidad.   La premisa que sostiene la idea de prevención se ajusta o aplica a cualquier área de la actividad humana.  Planificar con un criterio preventivo sólo pretende asegurar el éxito en cualquier actividad, que puede estar ligada a la salud pública, a la educación, a la política, al trabajo, etc.

En psicología, y específicamente en el tema de la Orientación Vocacional, hablar de profilaxis en términos de psicohigiene significa adelantarse a una compleja situación vital como lo es la Elección Vocacional; además es necesario recordar que la elección, en la mayoría de los casos, se realiza durante la adolescencia, etapa del desarrollo especialmente compleja por las innumerables definiciones y re-definiciones que el joven debe resolver.  El panorama general de la situación permite considerarla, entonces, como de alto riesgo.    Kesselmann H., propone, como idea de prevención, la posibilidad de revisar la historia de elecciones que ha caracterizado a los sujetos, con el objetivo de hacer consciente el estilo particular de elección que se utiliza al enfrentar una situación que implica necesariamente tener que optar por algo; este auto-conocimiento de las pautas de elección utilizadas (que no siempre son las más acertadas) permitiría al sujeto contar con mayores recursos para resolver futuras situaciones de elección.    Como dije antes la Psicohigiene implica adelantarse a la enfermedad, esto significa "salir a promover la salud" en espacios que podemos considerar de riesgo potencial; como Bleger señala "...El psicólogo clínico debe salir en busca de su "cliente": la gente en su quehacer cotidiano.

El gran paso en psicohigiene consiste en esto: no esperar que venga a consultar gente enferma, sino salir a intervenir en los procesos psicológicos que gravitan y afectan la estructura de la personalidad y, por lo tanto, las relaciones entre los seres humanos..." (Ibid. Pág. 37).  Sin embargo, a mi juicio, a partir de esta afirmación surge una problemática que podría dividirse en dos áreas.  Por una parte, proponer la idea de "salir a buscar al cliente" demanda del psicólogo clínico, en este caso hablemos del psicólogo orientador vocacional, una disposición activa, distinta de la labor que desempeña habitualmente en la consulta particular, donde el trabajo se centra en lo curativo más que en lo preventivo; una actitud distinta implica establecer un compromiso con la comunidad en función de un trabajo en prevención de trastornos psicológicos, así como en la difusión de la psicohigiene.

Una segunda área que plantea desafíos es la de generar en la comunidad la necesidad de trabajar en el tema de la prevención.  Lo planteo como un problema, puesto que por lo general se consulta sólo cuando existen síntomas de un padecimiento, no antes.  Por ejemplo, los resultados obtenidos en los talleres propuestos para la investigación, en alguna medida reflejan la problemática de generar o despertar la necesidad, en un grupo de jóvenes y también en la institución, de trabajar el tema de la elección vocacional, cuando no es una situación que ellos buscaron activamente, estando sus inquietudes tal vez centradas en la satisfacción de necesidades de otro orden en áreas vistas no tan a largo plazo como el tener que pensar en elegir una profesión u oficio.  Como lo señala Knobel, M. "...En cuanto a su expresión de conducta, el adolescente parecería vivir en proceso primario con respecto a lo temporal. Las urgencias son enormes y a veces las postergaciones son aparentemente irracionales..." (Knobel, M. 1988. Pag. 68).  Sin embargo, ¿no vivirá la Institución procesos similares a los que caracterizan al adolescente?, es decir, que su devenir está determinado por un estilo de funcionamiento más cercano a los procesos primarios que a las ponderaciones secundarias de procesos más elaborados.  Esto, que aparentemente podría pensarse como una contradicción si, en general, consideramos a las instituciones como garantes del orden y la represión, encargadas de regular las conductas de sus miembros, podríamos decir que ese estilo de funcionamiento no es más que la expresión de su deseo (objetivos, metas, fines.) que en su obstinada búsqueda de satisfacciones inmediatas no distingue costos y donde cualquier forma de postergación (detenerse a pensar) es percibida como un obstáculo en el logro de sus objetivos.  Sólo cuando los primeros síntomas aparecen (por síntomas podemos considerar una amplia gama de manifestaciones: alcoholismo, depresión, fracaso escolar, accidentes laborales, angustia, suicidios, delincuencia, ...., etc.), podríamos esperar alguna inquietud; sin embargo, con todo esto, no hay garantía alguna de que aparezca la Idea o Conciencia de Enfermedad.  Entonces, ¿cómo podemos despertar el interés por trabajar en prevención a nivel institucional?, ¿será prometiendo tal vez un resultado mágico que al final sólo se ajustaría al deseo de quien no nos llamó?, ¿o tal vez apelando a la hipocondría institucional?.  La verdad no pretendo dar respuesta al problema, con plantearlo me doy por satisfecho. Como profesionales de la salud podemos tener cierta claridad respecto de algunos temas tales como: cuáles son los momentos del desarrollo de alta complejidad, qué grupos pueden denominarse como de alto riesgo, o qué áreas de la comunidad requieren especial atención y en qué momento, etc.; sin embargo esta relativa claridad acerca de las problemáticas en las que podemos trabajar no asegura espacios de análisis donde se permita su abordaje.

Esto demandará, a mi juicio, una detenida y aguda elaboración de planes estratégicos de difusión previos a cualquier intervención que pretenda ser de carácter preventivo, de modo de asegurar una mayor probabilidad de éxito.

 
Novedades Escuela
COMPLETAR FORMACIÓN COMO COORDINADORES GRUPALES

La Escuela de Psicología Grupal E. Pichon- Rivière hace un llamado a todas las personas que tengan interés en completar su formación como coordinadores grupales, a retomar dicho proceso enviando los siguientes datos al correo formacion@psicologiagrupal.cl

Nombre y apellidos
Último módulo cursado
Correo
Teléfono

Página de Facebook
Dale click a nuestra
página.