Home Biblioteca Virtual Memorias 3° Encuentro Lenguaje y emociones

Lenguaje y emociones

Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

LENGUAJE  Y  EMOCIONES

 

Jorge Hermosilla Ríos

 

Elegí este tema, porque desde mi observación actual precisamente el lenguaje y las emociones, además del comportamiento corporal, son nuestros constituyentes primarios, que nos hacen - como seres humanos - actuar como actuamos.

Distingo, por constituyentes primarios a aquellos tipos de comportamientos que originan y posibilitan nuestras relaciones interpersonales.

Los biólogos Humberto Maturana y Francisco Varela interpretan que los homínidos tempranos eran recolectores de alimentos y como su andar era bipedal, esto les permitía acarrear los alimentos por grandes trechos a su grupo de base. Esta conducta era parte integral en la conformación de una vida social en la que hembra y macho, unidos por una sexualidad permanente y no estacional, compartían alimentos y cooperaban en la crianza de los jóvenes "...en el dominio de las estrechas coordinaciones conductuales aprendidas (lingüísticas), que se da en la continua cooperación de una familia extendida..." (libro Árbol del conocimiento de Humberto Maturana y Francisco Varela).

Comenzaré por el lenguaje y especialmente por el lenguaje hablado porque a través de él, puedo hoy interactuar y reflexionar con ustedes, acerca de nuestras experiencias y de lo que nos toca vivir.

La tradición cultural, en la cual nos hemos formado, ha considerado al lenguaje como un código de símbolos y signos y como un instrumento que nos permite " describir " lo que percibimos (el mundo exterior) o " expresar " lo que pensamos y sentimos (nuestro mundo interior).  Esta concepción le asigna al lenguaje una capacidad " pasiva o descriptiva " , por lo tanto, se supone nos permite hablar sobre las cosas y la realidad, por ende, ante sede al lenguaje, el cual se limita a " dar cuenta " de ella .

Podríamos aceptar que esto es así, porque efectivamente nos ha ocurrido en nuestra experiencia cotidiana, desde que comenzamos a articular nuestras primeras palabras y a designar los objetos y las personas que nos interesaban en primera instancia por sus nombres; no obstante aquello esta idea del lenguaje me ha parecido insuficiente. Esto me ocurrió, a partir del momento en que me encontré con personas notables, quienes "me dijeron"; "me hablaron" y "me transmitieron" una perspectiva distinta del lenguaje, que abrió un mundo de posibilidades.  Es ésta perspectiva  la que me propongo enfatizar a continuación. 
Esta idea tiene su origen históricamente, en la filosofía del lenguaje y data de las últimas décadas, con lo que se llamó el "giro lingüístico".

El aspecto que me parece más relevante y que me interesa destacar, es aquél que se refiere al carácter generativo  del lenguaje.  Éste no sólo describe la realidad, sino que "crea realidades".  Ya no se trata entonces de que el lenguaje habla "sobre" las cosas, sino que hace que "sucedan cosas".

Pues bien, a mi me sucedieron cosas y .... ¡¡ que cosas !!.  Comencé a observar qué "había dicho"; a quiénes "había dicho" y cómo les "había dicho" a tanta gente y por tanto tiempo.  Sufrí el primer colapso emocional e intelectual.  Después se sucedieron otros que me han ido transformando en un observador distinto.

El filósofo británico John Austin, fue el primero en destacar esta cualidad activa del lenguaje; empleando sus propias palabras : la naturaleza "ejecutante" del lenguaje.  Se dio cuenta de que aún, cuando describimos, estamos "haciendo una descripción", en consecuencia estamos "actuando".  Cuando decimos a alguien, por ejemplo : "te felicito", no sólo lo estamos diciendo, sino que lo estamos ejecutando.

Cuando digo que el lenguaje crea realidades, me asalta la siguiente pregunta: ¿ A qué realidades me refiero ? ; no obstante, no puedo obviar la pregunta más de fondo: ¿ Qué es la realidad ? .  Prefiero en esta oportunidad referirme a la primera, porque la mera percepción de ella, para todos nosotros, creo, sería motivo de mayor acercamiento y no de un estéril desacuerdo.

He aquí mi respuesta: El lenguaje, como fenómeno, ocurre en un dominio muy particular, cuál es el de las "conductas relacionales" entre los seres humanos y muy especialmente relacionales si observamos al lenguaje en su configuración de lo que llamamos "conversación". 
(con = junto; versare = dar vueltas) .

¿Cómo podríamos construir un puente, si no hay acuerdos previos en el lenguaje?. ¿Cómo se relaciona el analista con su paciente si no interactúan lingüísticamente?. ¿De qué manera puede un escritor estructurar una novela, si no ha tenido en su vida, vivencias relacionales en el lenguaje?.  ¿Cómo se produce el fenómeno de enseñanza - aprendizaje?. 
Haidegger decía que el lenguaje es la morada del ser .

Pues bien, este es el escenario del lenguaje hablado y escrito y también gestual, y esta realidad la que aquel, en su carácter generativo puede modificarla o dicho de otra manera : "El hablar tiene consecuencias".  "Ningún hablar es inocente".  Una palabra de ternura es también una caricia.  Una expresión verbal de odio. puede herir hasta una célula; como dijo el huaso : ¡ Una palabra bien dicha puede doler más que un palo bien dado !.

Las consecuencias del lenguaje se manifiestan en acciones y estas acciones son originadas por el segundo constituyente primario del ser humano : "Las emociones".  Estas, según el biólogo Humberto Maturana : "se dan en diferentes direcciones, según cuál de ellas tengamos eventualmente, y en ese sentido nos pueden abrir espacios para una de las acciones, que me parece el motivo final de esta reunión: "El Aprendizaje".

Si el lenguaje tiene las consecuencias analizadas y estas inciden en cambios emocionales, entonces existe una coherencia entre lenguaje, emociones y aprendizaje. 
Es precisamente esta coherencia, la que me ha predispuesto a dirigirme en el vector final de esta ponencia.

Asisto a uno de los módulos de grupo operativo y he experimentado la dicha coherencia. 
Soy una de las ocho verticalidades de mi grupo. Grato grupo constituido por más mujeres que hombres.  Comenzamos con ansiedades resistentes y depresivas por las pérdidas y paranoides al cambio..... ¿ Cuál cambio ?

Permítanme compartir con ustedes, una mirada teatral a este, mi grupo: 
Comenzamos con balbuceos submarinos, entre algunos de nosotros. Las observaciones iniciales, eran relatos que de pronto me parecían de otra película...... el coordinador, a gatas buscando emergentes y dando palos de ciegos (así lo veía) a quién le cayera...... Poco a  poco..... verso a verso....  entra en escena el lenguaje y sus consecuencias y nos vamos sumergiendo en la segunda parte de la obra:  Los más seguros van cayendo; los que dudamos, seguimos en nuestra salsa y quienes no saben a que van, exactamente, quieren seguir yendo.  Es extraño, pero percibo que se abre el espacio emocional y comenzamos a aprender.

Surgen las interpretaciones entre nosotros; nos escuchamos con atención, con respeto y ahora con delicadeza. Cada cosa que nos decimos tiene consecuencias e incluso cuando verbalizamos acerca de nosotros mismos, aparecen los cambios emocionales y en momentos, algunos quiebres maravillosos.  Al principio se producían silencios y tratábamos de ponerles música rápidamente, sin importar mucho cualquiera que ella fuese. Hoy, son silencios largos, expresivos, deliciosos.  Intercambiamos miradas sin conflictos...... " Donde mueren las palabras, comienza la música "........ y escuchamos la resonancia de nuestras vidas. De pronto, interviene el coordinador y hace manifiesto un emergente.  Mágicamente produce un cambio.  Nos tumbamos, nos paramos, volvemos a caer y nuevamente en pie. ¿Así será siempre?.  ¿Qué es esto?.... ¿Una ópera?..... ¿Una cantata?..... ¿Una novela?..... ¿Una danza lingüística y emocional?......  ¡ Sr. Coordinador ! : ¿ Será esta la vida misma ?.

 
Novedades Escuela
COMPLETAR FORMACIÓN COMO COORDINADORES GRUPALES

La Escuela de Psicología Grupal E. Pichon- Rivière hace un llamado a todas las personas que tengan interés en completar su formación como coordinadores grupales, a retomar dicho proceso enviando los siguientes datos al correo formacion@psicologiagrupal.cl

Nombre y apellidos
Último módulo cursado
Correo
Teléfono

Página de Facebook
Dale click a nuestra
página.