Home Novedades Aldea mundial El estado de consciencia de las bombas humanas

El estado de consciencia de las bombas humanas

Usar puntuación: / 1
MaloBueno 

El estado de consciencia de las bombas humanas

Leonardo Montecchi

 

¿Cuál es el estado de consciencia de una persona que ataca a mano armada en un concierto y asesina gran cantidad  de personas y que luego se auto-explosiona para aumentar las muertes?

En el libro Héroes, de Bifo, encontramos un análisis interesante de estas situaciones.

El 20 de julio de 2012, en el cine Aurora de Colorado (EEUU), mientras proyectaba El caballero oscuro-el retorno, James Holmes, vestido como tantos otros espectadores, como un personaje de la película, como Joker el malo, abre fuego, mata a 12 personas y deja a 58, heridas. Los espectadores, al comienzo no entienden de qué se trata, piensan que es una broma publicitaria. Asimismo en El Bataclán de París, al principio los espectadores pensaban que se trataría de un acto escénico y no de un ataque.

Anders Behring Breivik perpetró su ataque el 23 de julio de 2011, asesinó a 77 personas porque se considera “Salvador del cristianismo”.

El 24 de Marzo de 2015, Andreas Lubitz arrastra a su muerte a 150 personas que viajaban en el Air-bus A-320, del que es 2° piloto, porque está deprimido.

Desde mi óptica, estas tres personas, en el momento de perpetrar su plan se encontraban en un estado de consciencia modificado, que podemos definir como estado de trance.

El trance de Holmes parece ser muy similar a un trance de posesión. El personaje Joker se apoderó del Yo Ideal de Holmes. Breivik parece haber tenido más bien una suerte de trance chamánico, una modificación de la consciencia que le permitió ‘ver’ lo que estaba sucediendo y cómo se podría detener “La infección espiritual”. Lubitz se sobrecargó con el peso del ángel exterminador, identificándose a este en un trance apocalíptico.

Sin embargo, estos estados modificados de consciencia ocurrían en un sujeto, sin un contacto aparente con un grupo y mucho menos con ‘maestros’ de los que serían adeptos. Se trata de trances individuales.

El grupo de París, como los otros grupos que actúan habitualmente el medio oriente, parecen en cambio estar ligados a un maestro o a un grupo de maestros, con un vínculo muy fuerte, parecido al descrito en el pasado por Hasan-i-Sabbah, conocido también como el “Anciano de la montaña” quien, desde la fortaleza de Alamut enviaba a los adeptos de la secta al-Hassiyun a asesinar en las mezquitas y en los lugares simbólicos a sus enemigos y a los enemigos de los ismaelitas nazaríes. Se dice que los asesinos obedecían las órdenes-hasta incluso suicidarse-con un solo gesto del maestro. Este tipo de vínculo tiene que ver con la forma de trance que Georges Lapassade llama despótico.

Para pasar de un trance individual a uno colectivo es necesario el poder despótico. Lapassade, en su ensayo sobre El Trance, dice: “Para que el trance se colectivice se necesita la intervención activa de un poder organizador. Este poder tuvo que adueñarse del trance, hacerse cargo de él, organizarlo con el fin de utilizarlo y hacerlo utilizar al poder constituido”.

En consecuencia, los eventos de París nos muestran el surgimiento de un ‘ejército de sonámbulos’, tal como nos lo han descrito los Wu Ming en su novela. Se trata de personas condicionadas-por un poder constituido que las utiliza para sus fines- a actuar de acuerdo a un vínculo hipnótico muy potente.

No será fácil disolver ese vínculo. Si hay un sentido en este análisis es necesario partir del poder del déspota, volviéndolo inofensivo. Hay que de-construir ese poder y no es solo un poder militar.

Yo no sé si los sonámbulos se pueden librar de ser poseídos estableciendo vínculos horizontales. Me temo que la inducción del estado modificado debida a una orden, sea casi imposible de contrastar. Pero creo que aquí se juega la importancia y el sentido de pertenencia a la cultura de la libertad. Pienso que solo la idea no sea suficiente, es necesaria la práctica del cambio en las periferias europeas, un fuerte contraste no sólo a las prédicas sino también a las prácticas del fundamentalismo que invisten los programas sociales, y no solo en las palabras.

El nacimiento y desarrollo de vínculos sociales libres, que favorecen la circulación de los afectos y sentimientos. La construcción progresiva de una comunidad que viene.

 

BIBLIOGRAFIA

Franco ‘Bifo’ Berardi. Héroes. Baldini & Castoldi.

Henri Corbin. Storia della filosofia islamica. Adelpha.

Georges Lapassade. Saggio sulla Transe. Feltrinelli.

Wu Ming. L’armata dei sonnambuli. Einaudi.

Giorgio Agamben. La comunità che viene. Einaudi.

 
Novedades Escuela
COMPLETAR FORMACIÓN COMO COORDINADORES GRUPALES

La Escuela de Psicología Grupal E. Pichon- Rivière hace un llamado a todas las personas que tengan interés en completar su formación como coordinadores grupales, a retomar dicho proceso enviando los siguientes datos al correo formacion@psicologiagrupal.cl

Nombre y apellidos
Último módulo cursado
Correo
Teléfono

Página de Facebook
Dale click a nuestra
página.