Home Novedades Chile

Chile

Máquina del Tiempo

Novedades - Chile

A cuarenta años del Golpe de Estado en Chile: un relato puertas adentro

Forty years from the coup in Chile: A tale indoors

Gabriel Reyes Figueroa

Ex académico y ex Director del Departamento de Psicología de la Universidad de Chile


No es sencillo introducir el relato que sigue. Son escenas cotidianas vividas en los años de Dictadura Cívico-Militar1 (1973-1990)


En el Departamento de Psicología de la Universidad de Chile, la más antigua Casa de Estudios Superiores del Estado. Escenas cotidianas intensas y dolorosas narradas en primera persona, desde un académico que apostó por persistir en las aulas y en la práctica investigativa a pesar de la intervención brutal y continua vivida en la Universidad
Gabriel Reyes Figueroa, psicólogo, psicoterapeuta experiencial, académico por 22 años en el Departamento de Psicología y su Director (1990-1991) al inicio de la llegada a la Democracia, escribe este texto dirigido al Claustro Académico de Psicología en el año 1992, con el fin de fundamentar la importancia de introducir en la formación de psicólogos/as talleres de desarrollo personal. Hoy, en esta Máquina del Tiempo, a cuarenta años del Golpe de Estado en Chile, hemos querido recuperar este escrito, pero con otro sentido: dar espacio y escucha a lo acontecido en el pasado, con el propósito de reconocer y reconocernos en esta voz que sintetiza trazos de una generación antecesora, y de interrogar y comprender nuestras prácticas presentes, en las cuales, a pesar del paso del tiempo, aún quedan rastros de la violencia política vivida. 
María José Reyes Andreani Departamento de Psicología de la Universidad de Chile.


El Departamento de Psicología ha sufrido un sostenido deterioro de sus recursos materiales, financieros y humanos desde hace casi dos décadas a esta fecha. Durante ese tiempo hemos vivido innumerables situaciones, la mayoría de ellas muy poco dignas de una escuela universitaria. Paulatinamente las formas de relación imperantes en el país se han ido reproduciendo con gran impacto al interior de nuestro Departamento.


El despido inexplicado de tantos docentes y la delación, real o supuesta, entre compañeros de trabajo en el año 1973, se constituye en la primera y gran herida para nuestra unidad académica. Así comienza un largo caminar que va ahondando las heridas. Los profesores de más alto nivel ya no están con nosotros, han sido sancionados por pensar distinto del régimen militar. ¿Significa que los que quedamos somos parte del oficialismo imperante?, y si no es así, ¿por qué no me despiden? 
Me llama el fiscal, todos debemos acudir, somos interrogados y conminados a confesar nuestras ideologías. Finalmente confieso. Se me recomienda que busque otro empleo… pasan los días…y nada sucede. Necesito decirme y recordarme una y otra vez que estoy en la Universidad de Chile. La secretaria del último director del periodo democrático y que participaba de nuestras asambleas es ahora Secretaria del Fiscal y le entrega información acerca de nosotros. Entonces, los que antes eran parece que no son, los que despidieron, esos sí son, y de los que quedamos, ¿quién es quién en realidad? 
Se acrecienta la desconfianza. Están encarcelando y fusilando la diversidad, la diferencia y la crítica, cada vez más, es considerada un desacato a la autoridad.


¡No puede existir una Universidad con tanta amenaza! Los estudiantes se van apagando… ya no preguntan… hay zonas vedadas… también entre ellos surge la desconfianza. No sabemos cuál de ellos, ni cuántos de ellos están encargados de traspasar a las autoridades cualquier comentario o crítica que aparece en la sala de clases que indique discrepancia. Vamos aprendiendo a comunicarnos de modo encubierto. Una sonrisa… una palabra… un gesto… una mirada…son indicadores de grandes cosas. Vamos, cada vez más, perdiendo nuestra libertad. El punto más alto de violencia y humillación se alcanza alrededor del año 1980. Se divide la Universidad, se reduce y se despide gente. Los profesores deambulan por los patios de nuestro hermoso Pedagógico, y ansiosos miran las listas para saber si quedaron en la Universidad de Chile, en otra institución o en ninguna. Violencia y humillación. ¿Cuáles son los criterios? ¿A quién se le pregunta? ¿A quién se le reclama? Nadie responde nada, es un caos. 
En nuestro Departamento se inicia un periodo de violencia sobre la base de la amenaza, la descalificación y el autoritarismo. La base de la autoridad ya no se funda en ciertas características del líder, sino en la manipulación, la ironía, la amenaza y la descalificación. Una vez más se inician las reducciones de personal, se despide a once profesores… ¡los más jóvenes! Se eliminan las orientaciones de Psicoterapia Gestáltica y Rogeriana Experiencial. Al parecer, se busca impedir el contacto interpersonal con los estudiantes. Se cierra el Centro de Atención Psicológica bajo amenaza de sumario por supuestas irregularidades e ilegalidades. El cerco se va cerrando aún más. Esto culmina con un cambio de local. Viaje a La Reina… los profesores cargando los camiones. Hecha ya la mudanza y sin todavía instalarnos, debemos cambiarnos una vez más. Ahora a Amunátegui “73”. Lugar sombrío, edificio de cemento. La angustia se ha hecho presente diariamente. La Escuela de Psicología ha quedado por fin aislada. Siguen y se reiteran las amenazas y las descalificaciones. Estamos derrotados, hay que renunciar… ¡ya no se puede soportar más! Un Director que diariamente llama para amenazarme… “¿Vos creís que yo te persigo? ...estai equivocado!!! Yo te cago altiro!!! No quiero verte conversando con los estudiantes porque vos eres el responsable que levanten la mano para mostrar sus desacuerdos. ¡Qué se han imaginado… y vos soi responsable de eso con la tonterita de la empatía!!! No quiero que hagas más clases este año!!!”. Esto es reiterado… En realidad su lenguaje era bastante más grotesco y agresivo que no corresponde reproducirlo en este texto.


Los estudiantes van quedando solos, sus profesores no tienen coraje, sus profesores tienen temor, ya no hay modelos, no hay referentes. Nuestro Departamento está destruido. Hay indicaciones de aumentar las exigencias académicas para mantener ocupados a los estudiantes.


A través del tiempo, los jóvenes estudiantes nos requieren, piden que alcemos la voz… y no respondemos… Hablar de “nosotros” en realidad no corresponde. No somos un cuerpo, estamos disgregados. La sensación de soledad, la angustia diaria, el temor y la incertidumbre aparecen en muchos de nosotros, al menos eso creo y así lo viví yo y esto no responde al temor de perder el trabajo sino a las consecuencias personales y familiares que la discrepancia podía traer aparejadas. 
El resto de la historia, habiendo omitido deliberadamente muchas situaciones, es conocida.


El Departamento de Psicología es una especie de escenario donde se representa una de las obras más dramáticas conocida en los últimos tiempos. Se reproducen aquí los mismos parlamentos de la obra mayor que vive el país. 
Por último, somos físicamente separados de los estudiantes. Gracias a la “genial idea” de la Escuela de Ciencias Sociales, ellos, los estudiantes nos miran desde lejos. Estamos en el último piso de una torre, solos y separados… Torre 15, piso 21. Se empieza a asomar una fuerte carga de agresión y desprecio hacia los profesores por parte de los estudiantes. “¡Hay que cambiar a todos los profesores!”.


Cercanos ya al término de la Dictadura, vivimos en una perfecta anomia. Un fuerte periodo de oscurantismo y achatamiento se hace evidente. A estas alturas, profesores y estudiantes viven atrincherados. Somos descalificados y descalificamos, desconfían y desconfiamos. En fin, estamos afectados por la misma enfermedad. Para los estudiantes esta enfermedad se transmite por “vía oral”, y los nuevos son rápidamente contagiados. Se ha formado una cultura, hay un modo de hacer o de no hacer, y un modo de pensar o de no pensar. Nosotros los profesores somos enfermos crónicos, estamos aislados.


Terminada formalmente la Dictadura, fui nombrado Director de la Escuela de Psicología. Promover la Investigación y crear la Revista del Departamento fueron dos de las indicaciones explícitas.


Algunos profesores exonerados retornan a la Universidad en condiciones, tan o más injustas que cuando fueron despedidos. ¡Ha pasado tanto tiempo!, ya casi no nos reconocemos… Nuevas incertidumbres… sonrisas irónicas…desconfianza…

¡La democracia todavía no alcanza las aulas de nuestra Universidad!... 1992

Democracia no es una palabra mágica que logre cambiarlo todo. Se requiere tiempo y esfuerzo. Se requiere confianza y unidad. Se requiere restablecer el respeto. Se requiere dejar de lado las descalificaciones y hacerle un amplio espacio al pensamiento divergente, pero constructivo. Si bien, lo anterior es una visión personal, con todo lo que ella puede tener de subjetiva, la intención es hacer evidente que los problemas anteriormente reseñados, difícilmente alcanzarán una solución a través de una simple reformulación de contenidos curriculares. Si bien esto es importante, el verdadero cambio solo podrá darse si se redefinen, no solo los contenidos, sino el estilo de relación.


Parece indispensable entrenar docentes capaces de promover una participación respetuosa en el aula. Asimismo, generar espacios de encuentro personal entre los profesores, que permitan restablecer el espíritu de equipo perdido. Por otra parte, sería conveniente, que el diseño del nuevo plan de estudios, definiera una Escuela de Psicología ligada a la realidad de nuestro país.


Nuestra historia deja claro que no podemos olvidar que los psicólogos son personas trabajando con personas. En tal sentido necesitamos equilibrar el énfasis de lo intelectual con lo afectivo. La concreción de esta idea podría llevarse a cabo con la creación de un área de desarrollo personal, con una modalidad de talleres formando parte del currículum. Claramente este es un proceso que tomará mucho tiempo para sanar las heridas que la Dictadura ha infringido a tantas personas en nuestro país.

Santiago, 1992.

1 El 11 de septiembre de 1973, bajo la Comandancia del General del Ejército Augusto Pinochet Ugarte, se llevó a cabo un Golpe de Estado en Chile, el que junto con derrocar al Presidente democráticamente electo, Salvador Allende, dio inicio a 17 años de Dictadura Cívico-Militar, siendo su constante la violación a los Derechos Humanos

 

Columna: Declaramos ilegal la pobreza

Novedades - Chile

¿Será casualidad que los hermanos Mapuches en su idioma no tengan la palabra “pobreza”? Como el idioma es fruto de la vivencia y experiencia de un pueblo, en mapudungun no existe la palabra “pobreza”, pero si existe “empobrecido”. Y el empobrecimiento tiene causas y causantes.

Pobreza 3

Declarar “fuera de la ley” a las leyes inmorales, a las leyes que promueven la POBREZA como estructura social, que crea pueblos y personas esclavas, torturadas, martirizadas diariamente y sometidas al empobrecimiento, es un desafío humanitario que debería comprometernos como protagonistas de nuestra historia. A eso apunta la campaña naciente a nivel mundial y que está brotando con fuerza también en Chile, DECLARAMOS ILEGAL LA POBREZA. Ya la campaña tiene sólidos comienzos en Bélgica, Italia, Canadá, Filipinas, Malasia, etc.

Una profunda CRISIS ÉTICA nos lleva a reconocer algunas serias amenazas que ponen en grave peligro la vida y el futuro de nuestro planeta y de la humanidad:

·La amenaza nuclear, la carrera armamentista y la militarización de numerosos países y zonas geográficas;
·El cambio climático y la crisis ecológica, que exigen un radical cambio en el rumbo de las políticas mundiales;
·La pobreza y sus consecuencias trágicas y desestabilizantes para la paz mundial, fruto de profundas injusticias e inequidades.

Ya en 1974 la ONU comprometió a todos los países del mundo a que podamos “celebrar” el año 2000 “erradicando la pobreza absoluta” (objetivo central del nuevo milenio). Visto el rotundo fracaso, en 1995, abdicando a la vida, la misma ONU modificó el objetivo, para “reducir a la mitad la pobreza” al año 2015.

El nefasto sistema económico actual, del cual Chile es un entusiasta, obediente y fiel reproductor de los mandatos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM) desde los años de la dictadura, ha logrado:

·Desmantelar los Estados;
·Liberalizando los mercados;
·Desregularizando casi todos los sectores de la economía;
·Privatizando los más estratégicos sectores públicos;
·Mercantilizando los bienes comunes más esenciales para la vida de todo ser vivo (agua, alimentos, tierra, aire,…)

No es casualidad que el 1% de la población mundial sea propietaria de más riquezas que el 99% restante (ver informe OXFAM, 19 enero 2015). Ni es casualidad lo inmoral y delictivo del vergonzoso robo de algunos políticos (¿populares?) y de entidades económicas (PENTA) que nuevamente manifiestan en Chile la corrupción que existe en las esferas del poder económico – político. Corrupción que ya habíamos denunciado en el “Caso Aysén”, 15 años atrás, cómplice además el Poder Judicial. Estos escándalos crean pobreza, insultan gravemente a los pobres, son la violencia legalizada e institucionalizada en un país “democrático” (¿?)

Pobreza es mucho más que un problema de plata: es marginación, depresión, humillación, desesperación, es un robo de humanidad y de futuro de las personas.

La pobreza no es casualidad, pues hay leyes, instituciones (frecuentemente multinacionales), convicciones culturales (y mentales) que crean una estructura social que produce mantiene y profundiza este drama personal, colectivo y social.

Los rostros sufridos, violentados, desfigurados de los pobres gritan su dolor, al igual que la Madre Tierra, depredada y saqueada, grita su clamor.

¿Será casualidad que los hermanos Mapuches en su idioma no tengan la palabra “pobreza”? Como el idioma es fruto de la vivencia y experiencia de un pueblo, en mapudungun no existe la palabra “pobreza”, pero si existe “empobrecido”. Y el empobrecimiento tiene causas y causantes.

Miles y millones de hermanos y hermanas, hijos de Dios, sacrificados en los altares de la INEQUIDAD y de la INJUSTICIA, nos motivan a romper la indiferencia y el silencio, promoviendo una movilización ética mundial para declarar ilegal la EXTREMA RIQUEZA Y LA CORRUPCIÓN y lograr que la ONU, en 2018, para los 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, declare ILEGAL LA POBREZA (no a los pobres), como una construcción social, planificada por los poderes económicos, políticos y judiciales.

Seminarios, charlas, encuentros a lo largo de Chile nos ayudarán a tomar conciencia de estas realidades y reaccionar colectivamente.

¿Será Chile un país promotor de esta histórica iniciativa ética? ¿Habrá también algún Municipio, Universidad u otra institución social que nos ayude a tomar conciencia de esta forma avanzada de esclavitud y declare ilegal la pobreza en su entidad?

Empecemos revisando nuestros estilos de vida, nuestra domesticación o sumisión (tal vez inconsciente) al actual sistema neoliberal, mercantilista y consumista. Podemos cambiar la historia. Esta iniciativa, surgida en Italia e impulsada por movimientos populares liderados por el Doctor Ricardo Petrella, nos abre la mente, el corazón, la voluntad y el poder ciudadano para que no solo podamos, sino que DEBAMOS CAMBIAR LA HISTORIA.

 

Última distracción de los ajetreos navideños

Novedades - Chile

Periodista económico inglés: condiciones de trabajo en Chile son como la esclavitud del siglo XIX

Juan González | Agencia Uno

La siguiente es una columna escrita por el periodista magister en historia económica, Robert Hunziker, publicada en el sitio de análisis político británico UK Progressive.

La traducción es de BioBioChile.

El mundo desarrollado parece estar locamente enamorado del “milagro chileno”, tal como expresara Milton Friedman unos años atrás. Sus logros están expuestos en todas partes, incluyendo el apoyo del Banco Mundial por tener la “economía de ingresos más altos”. Además el país tiene el bono soberano más fuerte de Sudamérica. Sí, Chile es todo un modelo ejemplar de neoliberalismo.

Para quienes no estén familiarizados, el neoliberalismo es la doctrina del economista Milton Friedman de que el mejor gobierno es el más reducido. Después de todo, la gente puede cuidar de sí misma y se gana mucho más dinero cuando se tiene la posibilidad de tomar decisiones en un mercado libre de regulaciones. La fórmula operativa es: entre menos gobierno exista, más dinero recaerá en el sector privado. Como tal, Chile representa el epítome del neoliberalismo, y nos muestra la probable dirección que tomará Estados Unidos.

El “milagro chileno” es absolutamente cierto si ya eres rico.

Sin embargo una vez que se baja la cortina, las complejidades de Chile desafían las fanfarrias triunfales de esta diosa neoliberal del capitalismo.

Chile tiene una “economía de plantaciones“, similar en muchos aspectos a la economía de plantaciones que tuvo el sur de los Estados Unidos durante el siglo XIX. Durante su cénit, habían 4 a 5 millones de esclavos que eran propiedad del 3.8% de los ciudadanos. Los propietarios de los esclavos los compraban, les daban un techo y los alimentaban.

Hoy en Chile el término “esclavo” se cambió por el término “trabajador”, donde en vez de darles alojamiento y alimentación -como hacían los propietarios de esclavos del siglo XIX- se les entrega un estipendio de 300 mil pesos mensuales para que se lo provean ellos mismos. De paso, los propietarios se evitan el estigma de la esclavitud.

Se estima que la mitad de los chilenos recibe menos de 300 mil pesos al mes, lo que crea un mercado de esclavos incluso más grande que el de Estados Unidos en 1850.

La riqueza en Chile está tan concentrada en favor de unos pocos que se asemeja a la torre inclinada de Pisa, presta a caer en cualquier momento. Los conglomerados y/o las familias extremadamente ricas lo controlan todo, desde las farmacias hasta los hoteles, pasando por los derechos de pesca, las tiendas de retail, las mineras y los supermercados. Es un estado-nación de concentración de la propiedad. El país es como una fotografía de la dirección hacia donde va Estados Unidos, como estado netamente corporativo. Después de todo la clase media ya está bajo ataque.

 

La brutal realidad del milagro chileno

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), “Chile es el país de la OCDE con la mayor brecha entre ricos y pobres”, así como el 4º país más pobre de sus 34 miembros.

www.ukprogressive.co.uk

“La inequidad en Chile es una de las más altas del mundo (su coeficiente Gini es de 52.1) y los aspectos de bienestar que no deberían estar ligados al ingreso, como la salud y la educación, también están inclinadas en favor de los ricos”, señala Tamar Manuelyan Atinc en “¿Puede la reforma educacional resolver la desigualdad y frustración de la clase media? El experimento chileno”, publicado en mayo de 2014.

La administración de Pinochet (1973-90) puso los cimientos para el trabajo esclavo al adoptar el neoliberalismo de Milton Friedman. Pinochet abolió los sindicatos. El primer curso de acción de los “Chicago Boys” tras Allende, el derrocado presidente que resultó muerto (supuestamente se suicidó en el palacio presidencial), fue hundir la economía manipulando las herramientas financieras, facilitando el reducir los derechos de los trabajadores. Los trabajadores siempre son más vulnerables durante las recesiones.

De acuerdo a Bárbara Figueroa, presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), los trabajadores han esperado por más de 30 años por reformas laborales que compensen las realizadas por la dictadura de derecha del general Augusto Pinochet, quien implementó reformas neoliberales que diezmaron las regulaciones y derechos de los trabajadores.

En tanto Gonzalo Durán, economista e investigador en la Fundación Sol, una ONG que se centra en problemas laborales, asegura que “90% de los chilenos gana menos de 650.000 pesos al mes. Es decir, 9 de cada 10 trabajadores en Chile ganan menos que el salario mínimo promedio de los países desarrollados”.

Sí, 9 de cada 10 trabajadores -a quienes también podríamos denominar esclavos- ganan menos que el salario mínimo promedio de los países desarrollados. Esto deja a sólo 1 de cada 10 trabajadores fuera del riesgo de pisar una cáscara de plátano y caer en el pozo de la pobreza.

Como explica Emmanuelle Barozet, socióloga de la Universidad de Chile, “el ingreso de la clase media chilena es muy bajo. Esto acarrea como resultado que la distancia entre las clases más bajas y la clase media sea muy escasa. Esta precaria situación económica los hace susceptibles al descenso social debido al desempleo, enfermedad o pobreza en la vejez”.

La clase media está definida como todos aquellos que ganan más de 300.000 pesos en Chile.

Aún así, todos los indicadores neoliberales en el mundo, como el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional (FMI), destacan cuán rápido ha crecido el producto interno bruto e ingresos per cápita en Chile, llegando a los 8.5 millones de pesos. Sin embargo al inspeccionar en detalle, se desprende que si retiramos entre el 1% y 10% más rico, entonces el ingreso promedio per cápita se reduce a 2.4 millones. Esta cifra coincide con los 230 mil pesos mensuales de salario mínimo. ¡Intenta mantener una familia con 230 mil pesos al mes!

21% de los chilenos viven en la pobreza. López, Figueroa y Gutiérrez analizaron la distribución del ingreso de Chile en 2013 usando los datos que posee el Servicio de Impuestos Internos. “Existe evidencia de que los indicadores que miden la inequidad, todos basados en información tributaria, subestiman la real concentración del ingreso”, destacan.

“El estudio de López, Figueroa y Gutiérrez confirma el análisis de que la información sobre la distribución del ingreso en Chile está profundamente afectada por la falta de información sobre los ‘súper ricos’ en la encuesta Casen. Los autores concluyen que los ingresos del 1% más rico del país es fuertemente subestimada utilizando la Casen”, señala Sarah Gammage, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dependiente de las Naciones Unidas.

“La evidencia presentada aquí resalta que la inequidad en el ingreso se ha disparado en las décadas de 1990 y 2000, con sólo un 22% de los trabajadores teniendo lo que podría describirse como un trabajo bien remunerado”.

Sólo 22% de los chilenos tienen un trabajo bien remunerado. Esto nos deja con un 78% de la población con trabajos mal remunerados, que es donde la esclavitud comienza y termina. Sí, 78%.

Como resultado, es extraño que Chile esté tan bien considerado por los organismos mundiales, pero por otro lado, ¿quién está proveyendo estas cifras? ¿Cuánta fiabilidad tienen los números que se están entregando al mundo?

Los estudiantes chilenos: catalizadores del cambio

“40 años después del golpe de Estado encabezado por el general Augusto Pinochet, Chile sigue siendo una nación herida y dividida, donde el pasado aún vive en el presente”, afirmaba en 2013 el Centro Pulitzer para el Reporte de Crisis.

Los estudiantes chilenos han salido a las calles para protestar en contra de un sistema educacional privatizado que los ha dejado fuera del mercado educativo. Más aún, sus acciones son síntomas de problemas mucho más profundos, como la severa inequidad o la falta de oportunidades para acceder a una mejor condición social, hundidos entre las cuadras y cuadras de casas para los pobres, en suburbios escondidos de las brillantes calles de Santiago.

“De acuerdo a la ONG Un Techo para Chile, los campamentos se localizan en áreas por lo general ocupadas irregularmente, donde la urbanización es limitada o inexistente. El acceso a servicios básicos como agua potable o alcantarillado está severamente limitado. El acceso a un sistema de salud y educación de calidad no está disponible”, enunciaba The Santiago Times en 2009.

Según explica el presidente de la Federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica, Noam Titelman, el combustible que impulsó el movimiento estudiantil fue la acumulación de “injusticia, inequidad y desesperanza”.

Cuando una sociedad le falla a su gente, la desesperanza sale a las calles.

El neoliberalismo es una teoría económica que funciona extremadamente bien si ya eres rico. Para el resto de la sociedad, el tema aún está por verse. Sin embargo si Chile es el mejor ejemplo de cómo funciona el neoliberalismo, los resultados están a la vista.

Robert McChesney, editor de Monthly Review, asegura que el neoliberalismo “es el capitalismo sin guantes”.

Pero incluso más agudo, el autor neoyorkino y crítico social Fran Lebowitz dijo esto sobre el neoliberalismo: “En la Unión Soviética, el capitalismo triunfó sobre el comunismo. En Estados Unidos, el capitalismo triunfó sobre la democracia”.

Robert Hunziker

Periodista económico y medioambiental

 

El escandaloso modelo de negocios Walmart

Novedades - Chile

El escandaloso modelo de negocios de la multinacional Wal-Mart

Precariedad laboral, e incluso prácticas similares a la esclavitud, es parte de la receta de la empresa multinacional que asegura tener “los precios más bajos”. En Chile, sus trabajadores de supermercados los Líder, Ekono y A Cuenta llevan 7 días de huelga general y aseguran que “nos sacan la cresta a diario”.

Por María José Gaona | 17/12/2014

sam-walton

La cadena norteamericana de retail, financiamiento e inmobiliaria Wal- Mart, creada por Sam Walton, llegó a Chile en 2008 marcando un profundo quiebre en cómo se concebía el retail. Hasta ese momento, las grandes cadenas no tenían la presencia ni la relevancia en el PIB que hoy muestran. Por ejemplo, la Utilidad de Walmart Chile subió a un 27,6% en el segundo trimestre del 2014, a pesar de la desaceleración del consumo.

Con la llegada de la empresa más grande a nivel internacional, desembarcaron también las prácticas de un modelo que ofrece bajos precios a los consumidores, pero un alto costo para sus trabajadores. La historia de la empresa de Sam Walton es la historia de el avance mundial de la precarización del trabajo.

Sindicatos, enemigos del gigante azul

Manuel Díaz, presidente de la Federación Nacional del Trabajador Walmart asegura que tras 7 días de huelga general,“la compañía Walmart está mostrando su verdadera cara”. Según los trabajadores, la empresa está perdiendo 3.500 millones de pesos por día de movilización. Evidentemente las pérdidas económicas son mayores y críticas en una mes como diciembre, donde el consumo del retail se multiplica. La pérdida entonces, es doble. Sin embargo, y a pesar de que quizás el ahorro de la multinacional sería mucho mayor al llegar a un pronto acuerdo con sus empleados, mantienen una actitud reacia a la negociación.

Walmart es reconocida a nivel mundial por su intensas prácticas antisindicales. En Estados Unidos, la empresa es el empleador privado más grande de Estados Unidos, con más de un millón 300 mil trabajadores.

250498_4933627994431_9080896950124304278_n

El uso de varias razones sociales para un mismo giro, más conocido como multirut y la subcontratación de personal son los principales mecanismos que tiene una empresa para evitar la organización sindical. Sin embargo, Walmart en Chile decidió disminuir la enorme cantidad de razones sociales, lo que decantó en una mayor capacidad de organización de sus trabajadores. El resultado: la primera huelga general en la historia de los supermercados Lider.

Alicia Gariazzo, autora de “La Industria del Retail en Chile y el Modelo Walmart”, explica en su documento que “para esta empresa la sindicalización es una conducta grave. Ha instruido a sus administradores no contratar trabajadores que alguna vez hayan pertenecido a algún sindicato, y despedir a los trabajadores que muestren indicios de “aptitud sindical”. Cuando un sindicato trata de organizar a un conjunto de tiendas de WalMart, expertos laborales viajan de inmediato desde Bentonville, su casa matriz, a deshacer lo realizado”.

Las amenazas, la creación de sindicatos pro empresa y el incentivo económico personal también son estrategias que los trabajadores de los supermercados Líder, Ekono y A Cuenta destacan durante el curso de esta movilización.

“Uno de los campos es la fábrica Daewoosa en Somoa, isla americana en el Pacífico donde 230 trabajadores, la mayoría mujeres jóvenes de China y Vietnam, trabajan en condiciones de servidumbre. Según se informa reciben salarios miserables, son golpeadas, hambreadas, acosadas sexualmente y amenazadas con la deportación si protestan”.

Paulina Andrade, periodista y co autora del libro “Los pasos del elefante. El Imperio de Herr Paulmann” (Ediciones Radio Universidad de Chile), asegura que “cuando llega Walmart, importa prácticas como la antisindicalización que antes en Chile no estaba tan marcado. Su llegada impacta para todos lados, a través del llamado efecto Walton”. La investigadora señala que “de acuerdo a un informe de Human Rights Watch del año 2007, entrega instrucciones explícitas a sus gerentes para evitar la constitución de sindicatos. El manual recibe por nombre “Caja de herramientas gerenciales” y es básicamente una guía que explica “cómo permanecer libres de sindicatos en el caso de que los representantes sindicales elijan su establecimiento como el próximo blanco”.

Afuera de un supermercado Líder Express en Av. Rancagua con Seminario, Norma toca un tambor junto a sus compañeros y se pregunta: “¿Acaso el gerente no es una persona racional? Con lo que han perdido en estos días ya nos podrían haber pagado el reajuste”. Manuel Díaz señala que desde su visión, “no es un problema de plata para la compañía…a ellos no les interesa, yo creo que lo que es importante para la compañía hoy no son las lucas, es tratar de destruir las organizaciones sindicales que hoy operan de forma autónoma”.

De Precariedad Laboral a Esclavitud

Walmart-superJumbo

 

La empresa de la familia Walton se convirtió en 2002 en la corporación más grande del mundo, exhibiendo un capital similar o superior al de 161 economías nacionales. Su estrategia consiste básicamente en ofrecer bajos precios creando un efecto local bajando la calidad de los salarios, especialmente en las comunidades más pequeñas.

Un estudio del National Bureau of Economic Research concluyó que se habían reducido los salarios de todos los miembros de una comunidad en un 5%, en todas aquellos lugares donde Wal-Mart había operado por 30 años.

 

Manuel Díaz asegura que “es verdad que Walmart es una de las empresas que da más trabajo a nivel mundial, pero yo agregaría un adjetivo a eso: da harto trabajo pero precario en Chile y el resto del mundo”.

El agobio laboral es relatado por el dirigente como una práctica común, donde “se insultaba a los trabajadores, les hacen trabajar ocho horas, marcar la salida y después seguir trabajando, no te puedes ir si no terminas el trabajo. Por ejemplo, el Líder de Gran avenida llegó a tener 730 trabajadores y hoy hay 420 que trabajan el doble. Ejemplos como esos se dan en todo el país”.

Sin embargo, la precarización no solo se ve reflejada en sus propios trabajadores, sino en las estrategias para abaratar los costos desde los proveedores. El modo que ocuparon fue el de instalarse en pequeñas ciudades en crecimiento, multiplicándose y saturando los mercados locales, puesto que los comerciantes más pequeños no podían competir con sus precios. Así, domina el mercado de sus proveedores imponiéndoles bajos precios, la calidad de los productos y el espacio que les adjudicará en sus tiendas.

El abuso de la precarización de los trabajadores que proveen a Walmart es escandaloso. Según los antecedentes de la economista Alicia Gariazzo, la empresa opera campamentos de trabajo esclavo en el extranjero, a través de proveedores, e incluso en su nombre.

trabajadores china

 

“Uno de los campos es la fábrica Daewoosa en Somoa, isla americana en el Pacífico donde 230 trabajadores, la mayoría mujeres jóvenes de China y Vietnam, trabajan en condiciones de servidumbre. Según se informa reciben salarios miserables, son golpeadas, hambreadas, acosadas sexualmente y amenazadas con la deportación si protestan. En febrero de 2003, en una corte de Hawaii, el propietario de la fábrica, Kil Soo Lee, fue encontrado culpable de contratación bajo condiciones de servidumbre. La fábrica produce para Wal-Mart bajo la marca Beach Cabana de Wal-Mart”.

“Nosotros podríamos decir que el alto costo para los trabajadores termina en consecuencia de los bajos precios al consumidor. Al trabajador de Walmart se le está explotando para poder pagar menos y eso se reduce ni siquiera en los precios bajos, sino en las altas utilidades de esta compañía”, denuncia el presidente sindical, quien asegura que “Nosotros somos creadores de esa riqueza pero nos sacan la cresta, perdón que lo diga así.En otros países esto lamentablemente ocurre pero no vamos a permitir que en Chile ocurran, no señor”.

Santiago Oyarzo Pérez

 

carta

Novedades - Chile

Conferencias y seminarios

Coloquio "Inseguridad, Incertidumbre y Exclusión Social" en homenaje a sociólogo francés Robert Castel (1933-2013)

  • Fecha y hora: 19/12/2013 al 19/12/2013 - jueves - 18:30 hrs.
    Lugar: Facultad de Psicología UDP (Vergara 275, Santiago centro. Sala 201) = 
Robert Castel

Robert Castel

Organiza:
Doctorado en Ciencias Sociales de la Universidad de Chile

 

El programa de Magíster en Psicología, Mención PSICOLOGÍA SOCIAL, de la Universidad Diego Portales, y el Programa de Doctorado en CIENCIAS SOCIALES, de la Universidad de Chile, tienen el agrado de invitar a la comunidad universitaria al coloquio: "Inseguridad, Incertidumbre y Exclusión Social. Análisis de la Sociedad Contemporánea en base a la obra de Robert Castel".

Castel comenzó su carrera con estudios críticos sobre la psiquiatría en los años 70 en la línea de Michel Foucault , pero fue sobre todo su análisis del mundo del trabajo asalariado que le valió un amplio reconocimiento. En 1995, publicó "La metamorfosis de la cuestión social", libro que pronto se convirtió en un clásico para los sociólogos e investigadores interesados en lasdesigualdades sociales.

Castel centró sus estudios en la formación de la sociedad asalariada y su déclive a partir de los años 1970. También estudió las consecuencias del trabajo asalariado sobre la integración social y el estatus del individuo contemporáneo, y señaló amenazas a la cohesión social con el surgimiento de un mundo paralelo de precariedad y desempleo.

EXPONEN:

Maria Emilia Tijoux, Cientista Social, Universidad París XII, Francia. Magíster en Ciencias de la Educación, Universidad París XII, Francia. Doctora en Sociología, Universidad París VIII, Francia. Profesora Universidad de Chile.

Mauro Basaure, Sociólogo, Universidad de Chile. Magister en Filosofía Política, Universidad de Chile. Doctor en Filosofía, Johann Wolfgang Goethe-Universität de Frankfurt, Alemania.
Profesor Universidad Andrés Bello. 

Antonio Stecher, Psicólogo, Universidad de Chile. Magíster en Filosofía Política, Universidad de Chile. Doctor en Psicología Social, Universidad Autónoma de Barcelona. 
Profesor Universidad Diego Portales.

 ______________________________________________

VEA NOVEDADES EN LA ORGANIZACIÓN DEL PROXIMO

CONGRESO INTERNACIONAL DE GRUPOS OPERATIVOS 2014 WWW.CIGO2014.CL

 

 
Más artículos...
Novedades Escuela
COMPLETAR FORMACIÓN COMO COORDINADORES GRUPALES

La Escuela de Psicología Grupal E. Pichon- Rivière hace un llamado a todas las personas que tengan interés en completar su formación como coordinadores grupales, a retomar dicho proceso enviando los siguientes datos al correo formacion@psicologiagrupal.cl

Nombre y apellidos
Último módulo cursado
Correo
Teléfono

Página de Facebook
Dale click a nuestra
página.